CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ

CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ

CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ ¿Has intentado limpiar alguna vez los oídos de tu bebé con algún bastoncillo de algodón? Pues si lo has hecho, no deberías repetirlo. No es necesario limpiar los oídos al bebé.

CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ
CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ
CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ

¿Has intentado limpiar alguna vez los oídos de tu bebé con algún bastoncillo de algodón? Pues si lo has hecho, no deberías repetirlo. No es necesario limpiar los oídos al bebé. La cera que se forma en la cavidad de los oídos del pequeño tiene la función de proteger el canal externo contra elementos extraños como el polvo, la humedad y las bacterias, y por eso no se les puede quitar. Lo único que se puede limpiar es la parte externa de los oídos, cuidadosamente, y durante el baño.

La cera como protector del oído

CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ
CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ

Es importante que sepas que la cera o cerumen tiene una función importante como protector de los oídos del bebé. Ésta es la razón por la que no debes quitársela. Este cerumen es una secreción que se produce en el oído externo del niño y que tiene como objetivo protegerle de sustancias que puedan haber al exterior, como polvo, bacterias e, incluso, insectos. 

La cera, que cumple esta función tan importante de barrera protectora del oído del bebé, se expulsa hacia el exterior a medida que se va produciendo. Es ahí, en el exterior del oído, donde puede limpiarse, pero solamente cuando es claramente visible fuera.

Teniendo en cuenta que solamente puedes lavar la parte externa de los oídos de tu hijo, debes tomar nota de que este tipo de lavado debe hacerse durante el baño del bebé. Para ello debes utilizar una toallita, paño humedecido o bastoncillos, siempre con movimientos hacia fuera.

Ten en cuenta que no debes utilizar jamás palitos, horquillas ni cualquier otro objeto alargado. Tampoco debes intentar sacar la cera del oído del bebé introduciendo ningún objeto, ni siquiera bastoncillos de algodón. Entre otras cosas, al intentar sacar la cera del oído del bebé puede que, en vez de sacarla, la empujes hacia dentro, causando un tapón de cera. 

Consejos para limpiar los oídos de tu bebé 

CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ
CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ

1. Trata bien sus orejas

– Los oídos del bebé se deben limpiar dos o tres veces a la semana. Y es que, gracias a un sistema de pequeñas pestañas vibrantes, la cera es expulsada hacia el exterior de forma natural.

– Para ello, conviene mojar una gasa de algodón en una solución fisiológica o de agua marina y tender al pequeño sobre un lado. Después, hay que limpiar la parte exterior de la oreja y el borde interior, procurando no penetrar en ella.

– Es necesario emplear una gasa nueva para la otra oreja, y cambiarla cuando se limpie la zona posterior.

– Para finalizar, deberemos secar bien la entrada del conducto, ya que, si la humedad se estancase, podría provocar pequeñas irritaciones. También existen soluciones de agua de mar en spray, que disuelven rápidamente el cerumen.

2. Un hábito tranquilizador

No es seguro que un niño que se toca y se rasca las orejas, sin que existan otros síntomas, sufra un trastorno o una infección. En ocasiones, solo le pican porque le ha entrado un poco de jabón o champú en el conducto auditivo externo. También puede tratarse de un mecanismo tranquilizador, equivalente a la costumbre de tocar una mantita.

3. Si hay que ponerle gotas…

– Nunca se debe recurrir al empleo de gotas por iniciativa propia. Es imprescindible que las prescriba el pediatra, quien, en primer lugar, debe comprobar que el tímpano está intacto.

– En caso de tener que poner gotas a los oídos del bebé, hay que tenderle sobre las piernas, sostener su cabeza con una mano y, con la otra, ponerle el número de gotas prescrito.

– Se debe procurar mantener al niño en esta misma posición durante un par de minutos, para que el fármaco tenga tiempo de penetrar correctamente.

– Si se teme que las gotas, al estar un poco frías, pueden molestar al pequeño, se puede calentar un poco el frasco con las manos antes de ponérselas.

Métodos alternativos 

CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ
CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ

Existen otras formas de limpiar los oídos del bebé, que siempre hay que consultar conel pediatra.

– Por ejemplo, puede que se trate de un bebé que tiende a acumular un exceso de cera en el oído, algo que podría afectar a su audición. En este caso, la limpieza del oído se realizará con unas gotas que ablanden la cera o con aceite mineral que se pondrá de dos a cuatro veces al día en el canal auditivo afectado. Sin embargo, es imprescindible que antes de realizar este método de limpieza se haya acudido al pediatra, quien indicará si debe hacerse y qué pasos seguir.

– Es posible que los padres duden, en ciertas ocasiones, de si el bebé padece una otitis. Las sospechan pueden venir al observar, durante la hora del baño o en otros momentos del día, que la consistencia de la cera, en vez de ser fina y amarillenta, como debe de ser, varía su color y textura. En este caso, sin tratar de retirarla, se debe acudir al pediatra. Solo él podrá decir si hay algún problema, o diagnosticar una posible otitis infantil. 

CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ

Una opinión en “CUIDADO DE LOS OÍDOS DEL BEBÉ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge